¿Cómo tapar o transformar un antiguo tatuaje?

Nada en la vida tiene que ser definitivo, si no lo deseamos. Sobre todo, si hablamos de un tatuaje.
¿Te has cansado del tuyo? ¿Ya no te gusta tanto como al principio? ¿Esa persona a quien se lo dedicaste ya no forma parte de tu vida? ¿Tu estética ha cambiado y ya no te sientes a gusto con él?
No te preocupes, hay soluciones para ello. Hay una técnica, llamada Cover Up que consiste, precisamente en eso: tapar un tatuaje con otro, más acorde con nuestros gustos o situación actual. Hay expertos que se dedican precisamente a eso, sin importar las dimensiones, el color o la forma del viejo tatuaje.

Un ejemplo de antiguo tatuaje tapado con una calavera. Realizado por: Cuba Tattoo

¿Qué hacer cuando ya no quiero mi antiguo tatuaje?

Conocemos infinidad de casos, en que el portador del tatuaje quiere deshacerse de él. Muchas veces, la premura nos hace tomar decisiones poco ortodoxas, cuyo resultado no suele ser satisfactorio. Por lo tanto, nuestra primera recomendación es que te tomes con calma el asunto, valores diversas posibilidades al respecto y no te precipites a la hora de tomar decisiones.
Lo cierto es que en el mundo del tatuaje también hay modas y tendencias. Y lo que antes nos parecía chulo o cool, ahora puede presentarse como chabacano o una muestra de mal gusto. Eso, por no hablar de aquellos que usaron su piel para rubricar amor eterno hacia alguien que, por diversos motivos, ahora ya no forma parte de su vida.
Estas situaciones y otras muy similares, pueden provocar que nos avergoncemos de nuestro tatuaje o, incluso, que acabemos por aborrecerlo. La decisión fácil consiste en tirar por el camino del medio y hacerse otro tattoo mucho más grande para cubrirlo. Incluso, los hay que deciden tapar el problema con una mancha de tinta negra, sin ningún sentido.
Ninguna de estas dos opciones parece, a primera vista, la mejor solución. Debes pensar que, si el resultado no es muy satisfactorio, también puedes acabar arrepintiéndote de ello.
Precisamente por eso, lo mejor es consultar con un experto: contarle lo que nos pasa y pedirle que nos ofrezca varias alternativas al respecto. Y, sobre todo, valorarlas todas con tranquilidad, antes de decidirnos por una de ellas.

Pasos previos, antes de cubrir un antiguo tatuaje.

Realizar un Cover Up que nos satisfaga no es fácil. Este es el punto de partida correcto para encarar este proceso. Es necesario estudiar antes el tatuaje original, su forma, sus dimensiones, su ubicación y la posible existencia de cicatrices en la zona.
Después, hay que analizar las técnicas que existen para realizarlo. Por un lado, debes escoger, junto al experto, un diseño armonioso, que sea apto para la zona donde debe ir ubicado y que sea compatible con lo que ya llevas tatuado en la piel. Por supuesto, éste debe ser de tu agrado y compatible con tu estilo de vida actual. Y, lo más importante, es que el profesional nos garantice que el resultado va a ser óptimo, claro, bien definido, sin fallos y con la nitidez y tono que queremos.
El artista debe ser capaz de aprovechar lo que ya existe para crear algo nuevo. Es decir, el objetivo no nunca deber solo tapar el antiguo tatuaje, sino usarlo como base para el nuevo diseño. Únicamente si lo conseguimos, quedaremos del todo satisfechos.

Maneras de cubrir un antiguo tatuaje.

Lo más habitual, es que el tatuaje original tenga que ser matizado, suavizado o disimulado, antes de ponerse manos a la obra con el nuevo. Para ello, existen técnicas de blanqueado, que nos ayuden a hacer más sutil el diseño. También es posible hacer esto aplicando una técnica laser. Pero, en ambos casos, es posible que hagan falta varias sesiones que, por cierto, deben estar espaciadas en el tiempo. Por eso, precisamente, se trata de un proceso largo que hay que realizar con paciencia y sumo cuidado.
A partir de ahí, llega el momento de adaptar el nuevo diseño a lo que ya tenemos en la piel. Para ello, hay que perfilar muy bien la nueva figura, consiguiendo atraer hacia ella toda la atención al mirar el nuevo tatuaje.
Después, hay que decidir muy bien dónde colocar los puntos de luz y de sombra y saber aplicarlo correctamente sobre la piel. Puede que ésta sea una de las partes más delicadas el Cover Up, así que es imprescindible que recurras a un profesional experto que lo haya hecho ya muchas veces.
Por último, hay que elegir tonos y colores que combinen bien con el diseño original o que lo cubran del todo sin que parezca un parche.
El objetivo, tenlo presente, es que cuando vean el nuevo tatuaje nadie se acuerde ya de lo que lucías antes en tu piel. Si lo consigues, habrás triunfado.

Aquí te dejamos ejemplos de antiguos tatuajes tapados (Cover up):

Muy bien aprovechado el tema de los colores con este cover up. Artista desconocido

Unas garras de Monster tapadas con una carpa Koi, por Skin Candy Tattoo

Lo que parecia una pantera cubierto por un guerrero samurai. Artista desconocido

Magnifico ejemplar de cover up

Un arreglo de una pantera añadiendo una rosa, lo cual es una combinación muy común y tradicional

Cover up en la nuca. Artista desconocido

Cover up en la cadera. Artista desconocido

Increibles detalles en este cover up. Artista desconocido

Un gran tatuaje para este cover up.

Aquí un ejemplo de como arreglar un reloj. Realizado por Insight Studios

Otro ejemplo de cover up realizado por Requiem Body Art

Te proponemos de seguir navegando y ver nuestras galerías de fotos de tatuajes en el brazo, tatuajes en la pierna, y tatuajes en el pecho.