Tatuajes con efectos: ilusiones ópticas sobre la piel.

¿Has oído hablar alguna vez de los tatuajes con efectos?

A estas alturas, ya nadie duda de que tatuar es todo un arte. El lienzo es la piel que cubre el cuerpo humano y la destreza del artista es la que determinará la calidad del resultado.

Ya hemos hablado en otros post de las diferentes técnicas para tatuar que se pueden emplear. Pero ahora queremos centrarnos en la maestría del artista, en su capacidad para crear ilusiones ópticas a través de diseños perfectamente concebidos y su capacidad para provocar sensaciones más allá de la mirada.

Impresionante efecto óptico con este tatuaje en el craneo

¿Cuál es el objetivo de los tatuajes con efectos?

El ingenio es otra de las claves que definen la calidad de un tatuador. Plasmar un dibujo sobre la piel y conseguir una ilusión óptica, desde luego, no es nada fácil. Hay algunos que emulan la realidad hasta tal punto, que nos hacen dudar de su naturaleza.

Cuando alguien decide hacerse un tatuaje, busca comunicar algo: fidelidad, ideas, pertenencia a un grupo, gustos, debilidades… Pero, además, en la mayoría de los casos, también pretende transmitir algo y provocar sensaciones. Es en este punto cuando un tatuaje es capaz de producir emociones.

Este es, precisamente, el objetivo de los tatuajes con efectos: dotar a un tattoo de un componente emocional que provoque algo en el espectador. Hay tatuajes que transmiten ligereza, volumen, movimiento, profundidad, efecto con 3D o hasta sensaciones térmicas.

Para lograrlo, el artista debe conocer, aplicar y desarrollar determinadas técnicas, algunas de ellas bastantes complejas.

Técnicas de tatuajes con efectos: ¿qué quieres transmitir?

Para hacer un tatuaje realmente especial y distinto, hay que salirse de lo común, de lo habitual. Muchas veces, se consigue buscando el realismo en su nivel máximo. Es decir, consiguiendo que una ilustración sobre la piel, con sus dos dimensiones, sea capaz de parecer otra cosa.

Hay una tendencia, dentro del mundo del tatuaje, que persigue, precisamente, el hiperrealismo. Sus resultados son impactantes y espectaculares y se basan en distintas técnicas para conseguir ilusiones ópticas sobre la piel:

Imágenes en suspensión:  son aquellas que parece que las figuras vuelan, caen, suben o bajan. Se consigue realizando el tatuaje como si fuera una acuarela. Es ideal para ilustraciones que quieren transmitir ligereza y, por momentos, parece que se separan de la piel.
Diseños con profundidad: son uno de los que más gustan, dentro del ámbito de los tatuajes con efectos. Son aquellos en los que parece que puedes meter la mano y hacerla llegar hasta otro plano. Resultan muy convincentes aquellos que, por ejemplo, simulan que la piel se abre y muestran los huesos o músculos de su interior.
Tatuajes con movimiento: ¿creías que no era posible? ¡Pues lo es! Un tatto puede provocar sensaciones circulares o el efecto de salirse del cuerpo. Se les conoce como “Tattoos in motion” y se realizan a base de líneas y sombras, diseñadas de una forma estratégica.

Tatuaje con efecto de gravado de piedra

Otro ejemplo de tatuaje hiper realista con efectos 3d

Ejemplo de tatuaje hiper realista

tatuaje en el hombro con efecto 2d

Tatuajes 3D: el rey de los tatuajes con efectos ópticos sobre la piel.

Desde hace un par de años, los tatuajes 3D están cada vez más demandados. Aunque, en muchos casos, parece fácil, realizarlos es muy complicado. Por un lado, se requiere de material especial para trabajarlos y, por otro, el artista debe hacer alarde de precisión, control del espacio y el volumen, y dominio de las técnicas más realistas.

Para hacer un tattoo en 3D se usan tintas especiales y es necesario crear sombras perfectas y realistas, para que provocar el efecto de profundidad y volumen de forma eficaz.

Y es que, como hemos explicado más arriba, un tatuaje, por naturaleza, está hecho en dos dimensiones. Es decir, se trata de un diseño plano sobre la piel. La clave está en provocar un efecto óptico que genere la tercera dimensión. De esta forma, conseguiremos que el objeto representado de la sensación de sobresalir de la piel o, por el contrario, introducirse dentro del propio cuerpo.

Para conseguirlo, además de crear sombras, como explicábamos antes, el artista debe ser capaz de incluir resaltados a base de luz o brillos.

Este tipo de tatuajes, a veces representan imágenes reales. Aquí es cuando el realismo llega a su máxima expresión. Pero también se consiguen efectos muy impactantes en diseños geométricos, personajes fantásticos o, incluso, de dibujos animados.

Efecto muy psicodelico para este tatuaje en el cuello

Magnifico efecto en esta manga completa

Tatuaje en el pie con efecto 3d