Tatuajes en verano: aprende a protegerlos de cara a esta época.

Proteger tatuajes en verano, requiere de toda tu atención y una serie de cuidados importantes que debes tener en cuenta. Si has llegado hasta aquí, no bajes la guardia y vigila para que el resultado de tu tattoo sea óptimo y duradero.

Cuando decides hacerte un tatuaje, son muchas las fases por las que pasas: elegir el diseño, encontrar un artista de confianza, soportar valientemente el dolor y pagar un dinero por el servicio.

Así que, después de tanto esfuerzo, no lo eches a perder por no tomar las precauciones necesarias en verano. El tatuador ha extremado las precauciones para darte todas las garantías de seguridad, limpieza y salud. Ahora, te toca a ti seguir en esta línea para preservar su obra.

Tatuajes en verano

Tatuajes en la playa durante el verano. Siempre proteger con crema de buena calidad para mantener la densidad del tatuaje

¿Por qué es importante proteger tatuajes en verano?

En principio, ésta no es la mejor época para decidir hacerse un tatuaje: el calor excesivo, el sol abrasador, el sudor y las piscinas no son sus mejores aliados.

Pero, si por cualquier motivo, tu tatuaje recién hecho coincide con esta época del año, es mejor que tengas en cuenta y apliques algunas recomendaciones importantes para proteger tatuajes en verano.

Durante esta época del año estamos más expuestos a sufrir alergias provocadas por la tinta, además de que proliferan más las infecciones y que la luz del sol puede afectar a las cicatrices. Así que, si todavía estás a tiempo, te recomendamos que dejes el proyecto de tatuaje para el otoño. Y, si no, ten en cuenta algunos consejos:

Si el tatuaje es muy reciente, evita los baños en la playa o en la piscina, pues suelen ser focos de posibles infecciones. Evita las picaduras de insectos o medusas, ya que producen inflamación y pequeñas heridas. Evita también los largos baños con agua muy caliente, hasta que la cicatriz esté de todo curada. Es importante que la misma esté seca todo el tiempo posible para que cure bien. Usa ropa de algodón y muy ligera para evitar la sudoración y el roce. Evita la exposición directa al sol. En primer lugar, puede afear la cicatriz. Pero, además, es posible que se decolore el tatuaje al ser tan reciente. No te tomes el sol directamente y usa protección solar de pantalla total en esa zona. Ni te ocurra quitar las costras producidas por la cicatrización, ya que puedes levantar la piel y provocar nuevas heridas que afeen el tatuaje.

Cuidados adicionales para tu tatuaje, aplicables a cualquier época del año.

Independientemente de en qué época del año te hagas el tatuaje, hay una serie de cuidados especiales que son imprescindibles. Sobre todo, sigue al pie de la letra las recomendaciones del experto que ha realizado tu tatuaje, pues es el que mejor sabe lo que hay que hacer.

Normalmente, el tiempo de curación de un tatuaje oscila entre una y dos semanas. No obstante, esto depende mucho del tipo de tatuaje, la zona donde se ha realizado, su extensión, etc. De hecho, es normal que tarde más de un mes en sanar del todo.

Hay algunos tatuadores que suelen cubrir el tattoo con una película transparente y adhesiva, que evita el roce y las infecciones. Suele aplicarse inmediatamente después de realizarlo para mantenerlo durante 2 ó 3 días, ya que deja transpirar la zona y es muy flexible. Después, es recomendable lavar la zona con agua y jabón, secarla bien con un paño limpio y aplicar una crema curativa.

Sin embargo, hay otros artistas que prefieren envolver el tattoo en un plástico más común, que deberá ser retirado 3 o 4 horas después. En este caso, el proceso es el mismo: lava bien la herida con agua y jabón y aplica una crema especial para tatuajes. Algunos expertos, aconsejan volver a taparlo durante las primeras noches, a fin de evitar roces dolorosos y fricciones innecesarias.

Consejos importantes a tener en cuenta para tu tatuaje.

Intenta no mojar el tatuaje recién hecho y evita piscinas, saunas y playa. Solo duchas templadas y rápidas. No realices deporte de contacto, ni esfuerzos. No rasques la zona ni quites la costra de la herida. No frotes con esponja o guantes de crin el tatuaje. No lo expongas al sol directamente y usa crema protectora pantalla total. No lo hidrates la zona en exceso.

No dudes en leer nuestro árticulo sobre como cuidar un tatuaje, seguro que seguirás aprendiendo cosas que te resultarán útiles 😉

Y recuerda: ¡Si te haces tatuajes en verano cuídalo con mucho cariño!