Vladimir Franz: un político con el 90% del cuerpo tatuado.

¿Has oído hablar de Vladimir Franz? Posiblemente, no. Pero seguro que, después de leer este artículo, no lo vas olvidar. Su historia te puede parecer más o menos asombrosa, pero, cuando conozcas algunas de sus características físicas, te sorprenderán.

Hay muchos personajes famosos por diversos motivos de los que, además, se habla de sus tatuajes. Sin embargo, en el caso de Vladimir Franz es al contrario: se le conocen, sobre todo por sus tatuajes. Enseguida descubrirás por qué. Se trata de un personaje singular del que merece la pena conocer algunas cosas.

Un retrato de Vladimir Franz.

¿Quién es Vladimir Franz y por qué se ha hecho famoso?

Vladimir Franz nació en Praga el 25 de mayo de 1959. Es artista, compone música clásica y ópera, es abogado y, además, es un político checo.

Nuestro personaje acabó sus estudios de Derecho en la Universidad de Carolina a principios de la década de los 80. Sin embargo, decidió dar tienda suelta a sus habilidades y a su creatividad y decidió dedicarse a otra profesión relacionada con el mundo de las artes. De hecho, hoy en día es profesor de teatro en la Academia de las Artes Escénicas de Praga (AMU).

En 2013 se presentó como candidato a presidir la República Checa, después de obtener el respaldo de casi 90.000 ciudadanos para que lo hiciera. Su candidatura enseguida llamó la atención de la prensa local, en primer lugar, y del mundo entero, después. La razón no era otra que llevar el 90% de su cuerpo tatuado.

Para Vladimir Franz los tatuajes no fueron un problema en su carrera a la presidencia de la República Checa.

Llegados a este punto conviene que nos preguntemos si conocemos a algún político que destaque, sobre todo, por sus tatuajes. Lo cierto es que ésta no suele ser las características más destacables de prácticamente ningún político o candidato… Así que, la repercusión y la polémica estaban servidas.

Durante la campaña a presidencia, todos se referían a él como el candidato verde y no precisamente porque fuera ecologista, sino porque lucía grandiosos tatuajes de ese color por todo el cuerpo. Representaba a un partido de corte independiente y, contra todo pronóstico, las encuestas le daban un alto porcentaje de votos. ¿Adivinas por qué?

Evidentemente, la pregunta era habitual en todas las entrevistas y en muchas de sus intervenciones públicas. Pero Vladimir Franz siempre respondía que los tatuajes formaban parte de su identidad privada y que, lejos de considerarlos un obstáculo, para él eran una forma de transmitir sus valores. Y, desde luego, podía tener razón ya que, que se sepa, no se estaba presentando a un concurso de belleza, ¿verdad?

No obstante, lo más curioso de todo es que, lejos de quitarle votos, sus tatuajes lo elevaron a la cima, lo hicieron famoso y lo pusieron a las puertas de ganar las elecciones. Es más, en su actividad como profesor de teatro, tiene una reputación intachable y está muy bien valorado.

El candidato posando delante de su coche durante las campañas presidenciales.

¿Cómo son los tatuajes de Vladimir Franz?

Como hemos dicho, Vladimir Franz lleva casi la totalidad de su cuerpo tatuado, incluyendo cabeza y rostro. De hecho, lleva tatuajes desde los pies a la cabeza. En la cara y en el cuello, que son las partes más visibles, quedan muy pocos milímetros libres de tinta. Luce un rostro lleno de figuras, entre étnicas y geométricas, de tono verdoso, que hacen resaltar sus pequeños ojos claros.

Él mismo ha reconocido que, en la campaña electoral de 2013, consiguió, sobre todo el apoyo de los votantes más jóvenes. Generaciones de checos que estaban hartos de la corrupción y la falta de honradez de sus políticos y que vieron en él una oportunidad de oro para cambiar el curso de la historia. Hombres y mujeres que habían puesto todas sus esperanzas en la caía del comunismo y que se vieron inmersos en una gran decepción.

Franz no era un político al uso. Reconocía que una de sus lecturas favoritas es “El señor de los Anillos” y que componía música culta, basada en el Antiguo y Nuevo Testamento. Y lo hacía al tiempo que contaba que uno de sus mayores placeres era rebozarse en la arena de las playas canarias, donde suele veranear.

Finalmente, no pudo ser y quedó en tercer lugar en las elecciones. Sin embargo, el episodio demuestra que los tatuajes cada día están más lejos de representar a minorías y gentes excluidas.

En tercer lugar. ¡no está nada mal!

Sigue navegando con nosotros y descubre a Vinlos modelo canadiense se ha tatuado la cara famos, nuestro artículo de 30 tatuajes en la cara que te dejarán alucinado, y el de tatuajes en la cara, ¿te atreves?